¿Miedo a la Soledad? Señal clara de falta de trabajo interior

Hoy traemos un artículo que ya tocamos puntualmente en los viejos vídeos del canal, pero que merece la pena rescatarlo y ser publicado nuestra web, ya que es una cuestión que tiene su gran trascendencia, y motivo de sufrimiento para muchas personas.

Y es que cuantas veces abremos escuchado a alguien la dichosa frase: «necesito un hombre o una mujer para ser feliz». Cuando he oído esa frase en boca de alguien, mentalmente siempre me he echado las manos a la cabeza, y he pensado que vaya por Dios, cuan perdido o perdida está. Es una frase que curiosamente si os fijáis, la gente la aprueba con toda naturalidad, la acepta con pasmosa alegría, y sin embargo es señal de una severa llamada interior de auxilio.

Cuando alguien dice que necesita para ser feliz un hombre o a una mujer, está mostrando un tremendo vacío interior, una falta evidente de crecimiento personal, y derivando la carga y la responsabilidad de su felicidad fuera, en otra persona, cuando el problema realmente lo tiene dentro. Dejemos una cuestión bien clara: uno es feliz por si mismo, y en todo caso y si despues así lo desea, puede llegar a compartir su felicidad con los demás.

O lo que es lo mismo, los estados de felicidad mantenidos en el tiempo, solo vienen después de haber conseguido una buena dosis de paz interior, consecuencia de un largo trabajo de autoconocimiento y purga de sentimientos negativos y demás procesos no superados, lo que pudiéramos denominar como nuestro lado oscuro. Ese comprender tus debilidades y faltas, mirarlas de frente y transmutarlas, posibilitará el que te perdones y te ames a ti mismo tal cual eres, y ahí empezará tu paz interior.

Esto puede parecer un montón de palabrería barata, sonar presuntuoso y que hablo desde un pedestal, pero si lo analizas un poco y con sinceridad, sabes que es la puñetera verdad.

No quiere decirse que lo ideal sea entonces una vida ascética y solitaria, que es una opción tan válida como cualquier otra, pues por lo general somos seres con tendencia a socializarnos, pero no podemos por ello aferrar nuestras posibilidades de ser felices a encontrar a un príncipe azul, o a una bella princesa, porque en el fondo estarás buscando tapar tus propios vacíos, al lado de una persona con mayor vibración que tú.

Aquí nos encontramos un ejemplo claro con los llamados vampiros energéticos, gente que parece que te chupase la energía, seguro que conocéis en vuestro entorno a alguien así, y son gente realmente agotadora. En el fondo este tipo de chupopteros energéticos, y estas personas que buscan desesperadamente a una pareja para ser felices, forman parte del mismo grupo, personas que buscan llenar su vacío interior, su incapacidad por si solos para lograr su nivel energético óptimo, volcándose en las virtudes y energías del prójimo.

Y ahora un ejemplo, pues conozco un par de casos en mi círculo más íntimo, dos mujeres, que están cortadas por el mismo patrón. Éstas dos mujeres tienen un temperamento muy voluble,  con una falta evidente de autocontrol emocional, y que decir de su autoestima, disfrazado todo con un gran temperamento. Dicho de otra manera, cuando se les cruza la vena es mejor estar a 300 kilómetros de distancia.

Pues las dos señoras resulta que se han pasado la vida saltando de pareja en pareja, todos unos auténticos gilitontos, pero siempre que acababan con una relación, enseguida se enganchaban a la siguiente, casi a la carrera. Y es que quiero remarcar que mucha de esta gente no sabe vivir sola, se les cae literalmente el mundo encima, y se agarran al primer ceporro o ceporra que encuentran.

Y es que evidentemente la soledad tiene una consecuencia infalible, el que te obliga a estár contigo mismo, es un momento espejo, y claro está, a algunos les aterroriza lo que acaban viendo. Así en vez de aprovechar ese momento para trabajar su interior, lo que hacen es salir corriendo de su casa a buscar a toda prisa otra pareja, literalmente lo que pillen, y muy en el fondo lo que hacen con eso es huir de ellos mismos.

Espero que ésta pequeña reflexión ayude a alguien, que le abra los ojos y se dé cuenta que todo lo que necesita, absolutamente todo, está en su interior, interior que tendrá que trabajárselo el solo o ella sola, pues nadie va a hacer ese trabajo por ti.

Un comentario en “¿Miedo a la Soledad? Señal clara de falta de trabajo interior

  • el 17 marzo 2020 a las 06:54
    Permalink

    No es fácil verse el ombligo Bertus. Buena reflexión
    No tengo miedo a la soledad, pero sí que he cambiado bastante de pareja
    En mi caso pienso que es algo relacionado con el karma, o quizás programación mental de que la vida se desarrolla de manera pareja.
    Es mi momento de indagar en ésto y descubrir que hay detrás
    Gracias

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *