Blog

La Fe en Acción: Jesús visita a Marta y María

La Fe en Acción: Jesús visita a Marta y María

En el evangelio de Lucas, capítulo 10, encontramos una historia que nos enseña sobre la importancia de equilibrar la acción con la contemplación, la labor diligente con la escucha atenta. En este relato, Jesús visita a dos hermanas, Marta y María, y cada una de ellas tiene una respuesta diferente ante la presencia del Señor.

Marta, la hermana mayor, se preocupa por atender las necesidades prácticas de Jesús y de sus discípulos. Ella está ocupada preparando la comida y asegurándose de que todo esté en orden. Mientras tanto, María, la hermana menor, se queda sentada a los pies de Jesús, escuchando atentamente sus enseñanzas.

Equilibrando la acción y la contemplación

En esta historia, vemos que Marta está ansiosa y preocupada por muchas cosas, mientras que María ha elegido la mejor parte: dedicar tiempo a escuchar al Maestro. Jesús le dice a Marta: «Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero solo una cosa es necesaria. María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.»

Estas palabras nos recuerdan la importancia de encontrar un equilibrio entre el servicio activo y la contemplación silenciosa. Es fundamental dedicar tiempo a la oración y a la meditación para poder escuchar la voz de Dios y discernir su voluntad en nuestras vidas.

La importancia de la escucha atenta

En la Biblia, encontramos numerosas referencias a la importancia de escuchar la voz de Dios. En el libro de Proverbios, se nos insta a prestar atención a la sabiduría divina: «Escucha, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la enseñanza de tu madre» (Proverbios 1:8).

Asimismo, en el salmo 81, se nos dice: «Oye, pueblo mío, mi enseñanza; inclinad vuestros oídos a las palabras de mi boca» (Salmos 81:8). Escuchar atentamente la palabra de Dios nos permite recibir su guía y dirección en nuestra vida diaria.

Servir con amor y devoción

Si bien es importante dedicar tiempo a la oración y a la contemplación, también es fundamental realizar obras de amor y servicio en el mundo. En el evangelio de Mateo, Jesús nos enseña: «Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis» (Mateo 25:35).

Nuestra fe cristiana nos llama a poner en práctica el amor y la misericordia en nuestras acciones diarias. Al igual que Marta, debemos estar dispuestos a servir a los demás con generosidad y devoción, recordando siempre que todo lo que hacemos por los demás, lo hacemos por Jesús mismo.

Conclusion

En resumen, la historia de Jesús visitando a Marta y María nos enseña a encontrar un equilibrio entre la acción y la contemplación, entre el servicio activo y la escucha atenta. Es fundamental dedicar tiempo a la oración y a la meditación para poder discernir la voluntad de Dios en nuestras vidas, al mismo tiempo que estamos llamados a servir a los demás con amor y devoción. Que esta historia nos inspire a seguir el ejemplo de María, escuchando la voz de nuestro Señor con atención y dedicación.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar